Soldier of love

martes, 19 de agosto de 2008

Cronicas en España 1930

Crónica de prensa
4 de Mayo de 1930
No podrán quejarse los empresarios madrileños del comienzo de la temporada de primavera. Para casi todos fué un verdadero "Sábado de Gloria", obtuvieron otros tantos éxitos.
Claro es que como en todo en esta picara vida, hubo matices y calidades.
Fué nota culminante de la jornada la presentación en el Alkázar de María Tereza Montoya.
La bella actriz que nos envía Mejico es realmente una figura de extraordinario valor: voz de atrayentes matices-cálida y vibrante-, gesto de adecuada perfección al momento y una naturalidad en el ademán poco corriente en las actrices dramáticas, cuyo temperamento, al producirse en escena, las lleva muchas veces a la frontera del sexo contrario.
Pero por sobre todo, tiene María Tereza Montoya una sensibilidad femenina realmente sugestiva.
La gran actriz-grande en el verdadero sentido artístico de la frase- logró el éxito que merecía, y con el que, seguramente, habría soñado muchas veces.
¡Bien venida sea la admirable comedianta a nuestra escena, tan falta hoy de valores de esa calidad dramática!
Y quiera Dios que su paso por Madrid y su éxito estimule a nuestros actores y les haga ver cómo puede conseguirse el máximo prestigio y el provecho económico apetecido, sin la exclusividad de representar esas comedias de "hablar seguido", ni las otras de la arbitrariedad a caño libre; que unas y otras fueron la causa del embotamiento de la sensibilidad en nuestros actores y la retranca que les detuvo en su legítimo estímulo de superación.
¿Para qué -se decían- vamos a buscar la perfección en nuestro arte si con hablar las comedias como si estuviésemos en el café ó en la casa de huéspedes se sale del paso, y a veces se llega hasta el logro de una notoriedad halagadora?...